Fiesta de todos los santos.

Este año, la festividad de Todos los Santos viene con una peculiaridad nunca antes vivida: cuando muchos esperaban estos días para depositar flores a sus difuntos en el cementerio y ofrecer allí, una oración por sus almas, para algunos ha resultado imposible por el confinamiento.

Sin embargo, pese a todas las dificultades con las que nos podemos encontrar, sigue siendo el día de Todos los Santos. También santos anónimos plenos de vida evangélica, de experiencia de Dios, de sentimientos y obras de caridad, que no necesitan reconocimiento oficial, pero que están reconocidos por el Padre Dios “que ve lo que hay en el corazón de cada uno”. En esto consiste la Santidad: un camino y una meta de bondad, felicidad y comunión.

Lo que hoy celebramos es el amor de Dios, que ya ha acogido a los que nos han precedido y nos esperan a los que todavía estamos en camino. Lo más importante de la vida cristiana es ser y no perder nunca la imagen de hijo de Dios, como hicieron y vivieron los santos.  

Categorias: