El obispo, D. Francisco Cerro Chaves, nos visita en el día de San Marcelino

El pasado lunes,7 de junio, nuestro colegio celebró las fiestas colegiales en honor a San Marcelino, fundador de los Hermanos maristas.

Nos reunimos como familia marista para celebrar la vida y el legado del Padre Champagnat. Su recuerdo y ejemplo permanecen presentes en nosotros. Marcelino supo escuchar en su corazón el proyecto de Dios y realizó su sueño, llevando el Evangelio a los niños y jóvenes pobres. Hoy, es un reto para nosotros actualizar su carisma e intentar dar respuesta a los problemas del mundo actual. Con este sentir hemos celebrado la eucaristía, presidida por D. Francisco Cerro Chaves, y aunque no ha podido ser como otros años en los que nos juntábamos todos en el polideportivo, ha habido representación presencial de cada etapa y ha sido seguida a través de la plataforma Teams por el resto del alumnado en el aula.

La participación en la eucaristía ha despertado en todos nosotros un deseo de participar en ese amor que acompañó a Marcelino durante toda su vida, un deseo de crecer en el amor al trabajo, a los niños/as y sobre todo a Jesús por medio de la Virgen, nuestra Buena Madre.

Una vez finalizada la misa, dio comienzo una jornada de juegos y actividades lúdicas (podéis ver toda la informaciónn en otra noticia "Juegos San Marcelino").

A la hora de comer, Hermanos, PAS y profesorado, también han tenido su momento de convivencia disfrutando de una rica paella.

Que continúe entre nosotros la misión de Marcelino, educar a niños/as y jóvenes para que lleguen a ser buenos/as cristianos/as y honrados/as ciudadanos/as, y su ejemplo nos lleve a todos a amar a los niños y niñas, amar al trabajo, amar a María, amar a Dios.

Felicidades a toda la familia marista de Toledo.